Emprendimientos culturales

Crowdfunding para proyectos culturales en 8 pasos – guía completa

Crowdfunding proyectos culturales

La magia del crowdfunding está en la generosidad, la confianza y la complicidad para conseguir que algo se haga realidad gracias a la suma un montón de esfuerzos.

Y hacerlo no porque sea lucrativo sino por pura ilusión.

En la primera parte de este artículo te voy a contar qué es el crowdfunding, los principales modelos, plataformas y cifras.

Luego encontrarás información práctica que puedes implementar en tu propio proyecto de crowdfunding y al final he incluido unos cuantos ejemplos.

¿Qué es el crowdfunding?

El crowdfunding es un método de financiación colectiva mediante una multitud de aportes de pequeños mecenas.

Como sinónimos se suelen usar financiación en masa, financiación directa, mecenazgo colectivo o micromecenazgo.

Está basado en la idea de que si bien es muy difícil realizar tus sueños por tu cuenta, al más puro estilo Beatles, sí que lo puedes conseguir con una pequeña ayudita de tus amigos. Y de toda la demás gente que puedas conseguir.

También en la creencia de que la gente por lo general quiere colaborar y agradecer el trabajo de los demás. Y está dispuesta a poner su granito de arena para ver su comic favorito hecho peli, para que el artista del barrio grabe su disco o el teatro modernice su equipamiento.

Pero así como quiere ayudar, también tiene sus condiciones. Tiene que haber sensación de confianza o transparencia, un proceso sencillo para hacer el aporte y opciones para que cada uno elija cuánto ayudar.

Y sobre todo hay expectativas. Quienes apoyan un proyecto quieren conectar con el artista o sentirse parte del proyecto y suelen esperar algún tipo de recompensa.

Hay ejemplos de proyectos financiados por crowdfunding en los temas más variados, desde cultura a ciencia, deporte, educación, ecología, política, tecnología, etc.

Principales modelos de crowdfunding

“Todo o nada” o “lo que consigas”

Veamos los diferentes modelos de crowdfunding.

El más habitual es el de todo o nada. Consiste en que te quedas con los fondos solo si has conseguido reunir el importe mínimo solicitado para la fecha determinada.

Es bastante frecuente que los proyectos recauden por arriba de ese mínimo y que vayan añadiendo metas más ambiciosas escalonadas durante la campaña. Pero si no se llega al mínimo no hay nada.

En el otro caso te quedas con lo que sea que hayas conseguido, independientemente de que llegues o no a ese mínimo.

Con el primer modelo das más confianza a los posibles contribuyentes ya que das la sensación de un mayor compromiso por tu parte. Además, las comisiones de las plataformas de crowdfunding suelen ser más bajas en modo todo o nada. Sin contar con que muchos proyectos realmente no pueden llegar a ningún lado sin ese mínimo. Tal vez por esto el sistema todo o nada sea el más popularizado.

La mayoría de plataformas únicamente trabaja en modo todo o nada, pero las hay de solo donaciones o con los dos sistemas.

Donación, participación, préstamo o recompensa

¿Qué das a cambio? Esta segunda clasificación de sistemas de crowdfunding se define según lo que ofreces a cambio del apoyo económico.

Hay 4 opciones:

  • Donación: no das nada a cambio de lo que recibes. Es la donación de toda la vida. Suele venir combinada con “te quedas con lo que te den” de la opción anterior.
  • Participación: no es la opción más habitual (y menos aún en el ámbito cultural) pero merece una mención. Es cuando el aporte funciona como una inversión a cambio de participaciones o acciones.
  • Préstamo: en este caso el dinero que se aporta viene a ser un préstamo p2p (entre pares) que te comprometes a devolver con intereses.
  • Recompensa: es cuando das algo a cambio como forma de demostrarle a la gente que te apoya lo mucho que aprecias su ayuda. Es la opción más difundida y en la que me voy a centrar en este artículo.

Crowdfunding de recompensa

Las recompensas, por su lado, se pueden entender de 2 formas diferentes:

  • Simbólica: a cambio del aporte das una muestra simbólica de tu agradecimiento. Por ejemplo, una foto autografiada o salir en los créditos de la película. En este caso a los aportantes les motiva ver un proyecto determinado hecho realidad, sea una obra de arte restaurada, una plaza equipada, un museo modernizado.
  • Preventa: los aportes te ayudan a producir algo a cambio de un ejemplar (una copia del libro o disco)

A su vez, hay 4 tipos de recompensas

  • Digitales: suele ser la descarga de algún tipo de archivo, sea el libro, disco, etc.
  • Experiencias: como una conversación por Skype, un agradecimiento especial, entradas a un evento, que participen en la peli, etc.
  • Servicios: puedes darle una clase de pintura, una excursión, etc.
  • Producto: sea el producto para cuya producción buscas fondos, sea otro producto simbólico.

Antecedentes

En el fondo el crowdfunding no se diferencia tanto de cuando en el pasado grandes fundaciones o filántropos patrocinaban una obra o artista. “Solo” que ahora ese mecenazgo se reparte en cientos y miles de personas y se hace mediante una plataforma online. Y pongo solo entre comillas porque el cambio es enorme.

Tampoco está tan lejos del “patrocina una butaca/un ladrillo” que se ha visto en teatros o edificios de patrimonio cultural, pero la escala de la obra y el tipo de vínculo, entre otros, son distintos.

Tampoco se puede decir que el crowdfunding sea un fenómeno exclusivamente digital. Ya en el 89 Extremoduro financió su maqueta Rock transgresivo a base de microdonaciones canjeables por la grabación cuando estuviera lista. Y, con más difusión, en el 97 los estadounidenses Marillion hicieron una gira nacional gracias a crowdfunding.

Otro de los antecedentes directos del crowdfunding actual lo vemos en la comunidad de Open Source. Hace tiempo ya los usuarios apostaron por financiar a los desarrolladores para poder disfrutar a su vez de sus creaciones.

En el 2003 nació Kiva, la revolucionaria iniciativa de microcréditos.

Y a partir del 2009 el panorama fue cobrando más claramente la forma que tiene hoy. Fue el año del nacimiento de Kickstarter e IndieGoGo, dos de las principales plataformas de crowdfunding que llevan financiados cientos de miles de proyectos desde entonces.

Más tarde surgieron plataformas específicas del mundo hispanohablante: Lánzanos en 2010 y Verkami y Goteo al año siguiente.

El crowdfunding y la mercantilización de la cultura

El debate sobre la financiación de la cultura es importantísimo. Porque más allá de cómo conseguir dinero para un proyecto determinado estamos discutiendo el modelo de sociedad, los valores que lo sostienen y más.

Pero no es éste el espacio para ese debate.

Simplificando mucho creo que el crowdfunding es positivo. O al menos puede serlo, como la mayoría de las herramientas.

Entiendo que el crowdfunding es una democratización de las inversiones que ya no dependen ni de los bancos ni del estado ni de los ricos. Permite el acceso a financiación a proyectos que antes no lo tenían. Y empodera a la gente al permitir sumar pequeños esfuerzos individuales para sacar adelante proyectos de todo tipo.

Pero sería grave que esta fuente de financiación fuera una excusa para que los estados se desentiendan de la inversión en cultura, educación, desarrollo, etc. que es su responsabilidad inalienable. Y sería terrible que solo obtuvieran financiación los proyectos que responden al capricho del mercado.

El crowdfunding debe ser una opción de financiamiento más, nunca la única.

Creo que tenemos la responsabilidad de estar alerta, participar y luchar por que esto no suceda.

Te animo a leer el informe de Rosa Fernández de ColaBoraBora sobre el crowfunding en el sector cultural. No solo es un excelente trabajo sino que profundiza más en esta dimensión ética, política y social, y suscribo a su punto de vista.

Otro de los debates interesantes en torno al crowdfunding es cuánto se parecen o diferencian el criterio de los expertos y el de la gente en general a la hora ofrecer financiación a proyectos culturales.

Sobre esta cuestión hay un informe de Ethan Mollick y Ramana Nanda del Harvard Business School (en inglés) muy recomendable. Los autores analizaron las reacciones a propuestas de proyectos teatrales y descubrieron que las opiniones de ambos sectores se parecían mucho más de lo previsto.

Crowdfunding ≠ crowdsourcing

Valga aquí una rápida aclaración:

En el motón de palabros anglosajones que tanto se usa hoy en el mundo de las comunicaciones y los emprendimientos hay dos que se parecen mucho: crowdfunding y crowdsourcing.

La confusión viene de que empiezan igual, con “crowd” que viene a ser multitud, público o gente. Pero son muy diferentes.

En el crowdfunding es una multitud de gente la que financia un proyecto.

El crowdsourcing, por otro lado, es cuando se recurre a la multitud para encontrar allí personas que realicen determinados trabajos. Digamos que viene a ser buscarse un voluntario o freelance para que te resuelva algo.

Datos de crowdfunding

Empecemos a ver datos concretos de crowdfunding.

Una campaña de crowdfunding en 8 pasos

Las 8 fases de una campaña de crowdfunding son:

  1. Tienes un proyecto,
  2. Elijes la plataforma más adecuada a tus necesidades,
  3. Les envías tu proyecto y explicas de qué se trata, cuánto dinero necesitas, en qué plazo piensas reunirlo y qué ofreces a cambio,
  4. El equipo de la plataforma lo evalúa y aprueba (no siempre hay este paso),
  5. Publicas tu proyecto en la plataforma,
  6. Comienza el período de entre 30 y 120 días para conseguir la financiación colectiva,
  7. Al finalizar el período se mira si se llegó o no al importe solicitado,
  8. O bien te dan los fondos para empezar o el dinero vuelve a los donantes

Plataformas de crowdfunding para proyectos culturales

Hay cientos o miles de plataformas de crowdfunding, y las hay desde muy genéricas a ultra especializadas. Algunas se enfocan en un sector exclusivo, como podría ser el editorial, mientras que otras son para fines más amplios, desde cultura a tecnología en general.

Por este motivo he intentado hacer una selección útil tanto para artistas como para emprendedores que quieran poner un negocio o desarrollar tecnología vinculada con la cultura.

Así verás que he incluido a las plataformas más grandes a nivel mundial y aquéllas más relevantes para proyectos culturales.

Principales plataformas de crowdfunding

verkami-crowdfunding-cultural-logoVerkami

Verkami es por lejos la referencia para emprendimientos culturales en español. Y es que reúne 2 condiciones especiales: es una de las grandes y se especializa en iniciativas culturales y creativas.

kickstarter-crowdfunding-cultural-logoKickstarter

Kickstarter es la plataforma de crowdfunding por antonomasia que hospeda montones de proyectos de todo tipo. Aunque cada vez tiene más proyectos tecnológicos no pierde su personalidad original orientada a lo artístico y creativo

goteo-crowdfunding-cultural-logoGoteo

Goteo es una de las plataformas de crowdfunding más relevantes. Tiene un marcado perfil cívico y da cabida a iniciativas ciudadanas, sociales, educativas, tecnológicas y culturales .

Goteo se diferencia por ser una ONG, trabajar con licencias abiertas, código open source y datos abiertos. Además incluye la posibilidad de hacer aportes no monetarios, entre otras peculiaridades.

lanzanos-crowdfunding-creativo-logoLánzanos

Lánzanos fue la primera plataforma de crowdfunding en España. Lleva desde el 2010 trabajando en proyectos culturales, educativos, tecnológicos, científicos y sociales.

Para poder buscar financiación con esta plataforma primero hay que conseguir una cantidad de votos que indique que tienes una cantidad mínima de apoyos.

indiegogo-crowdfunding-logoIndieGoGo

Indiegogo es de las más antiguas, junto con Kickstarter. Si bien también promueve trabajos artísticos, tiene un perfil más orientado hacia emprendimientos tecnológicos.

Otras plataformas de crowfunding para para el sector cultural

El surgimiento de plataformas de crowdfunding sigue en auge y continuamente hay nuevas propuestas interesantes. Si bien la tendencia es a que se afiancen las más grandes, hay lugar aún para muchas más, especialmente en sectores específicos como las artes y la cultura.

Te dejo aquí otras plataformas de crowdfunding para proyectos culturales, todas en español.

  • Libros.com

Libros.com es mitad plataforma de crowdfunding para libros, mitad editorial. Así, comercializan obras bajo encargo a la vez que promueven la publicación de obras nuevas.

  • Siamm.es

Siamm es otra plataforma de crowdfunding española centrada en la financiación de proyectos artísticos y creativos.

  • Panal de Ideas

Panal de Ideas es la principal plataforma de crowdfunding para proyectos culturales y creativos en Argentina.

  • Todos a una Crowdfunding

Todos a una crowdfunding se especializa en restauración del patrimonio cultural y natural

  • ITH Crowdfunding

ITH Crowdfunding, que nació hace unos años como plataforma literaria, está ahora en pausa. Según su web vuelven ahora en el 2017. Ya veremos con qué propuestas.

Desgraciadamente no todas son buenas noticias y algunas plataformas de crowdfunding para proyectos creativos han ido quedando en el camino, como Filmutea, Bandeed, Firstclap, Kifund, La Tahona Cultural, Mola.fm, Monta tu concierto, entre otras.

También hay más opciones si buscas en otros idiomas o países, como éstas:

Y, si buscas plataformas de crowdfunding para cultura en toda Europa, te puede interesar este mapa de Crowdfunding4Culture.

Otros datos a tener en cuenta

La mayoría de las plataformas operan en cualquier país, pero verifícalo antes. Kickstarter en particular solamente está disponible para personas en EE.UU., Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Países Bajos, Dinamarca, Irlanda, Noruega, Suecia, Alemania, Francia, España, Austria, Bélgica, Italia, Luxemburgo, Suiza, Hong Kong, Singapur y México.

En cuanto al idioma, algunas plataformas están traducidas a unas cuantas lenguas. Esto puede ser importante si cuentas con atraer colaboradores de diferentes países. El proyecto en sí lo puedes publicar en los idiomas que quieras, aunque la traducción la debes hacer tú.

Puede que te interese también mirar en qué moneda(s) trabaja cada una. La mayoría trabaja con dólares y/o euros, pero hay más opciones.

¿Cuánto cuesta hacer crowdfunding?

Por más que las plataformas de crowdfunding tengan una vocación social o cultural, no son ONGs (por lo general). Como tampoco lo son las plataformas de pagos que procesan las donaciones.

Su participación en las campañas de micromecenazgo tiene su precio y es importante que lo tengas en cuenta a la hora de elegir con qué plataforma trabajar y también cuando calcules el importe a recaudar.

Comisión de la plataforma:

La mayoría de las plataformas no cobra nada por incluir una nueva iniciativa, aunque puedes encontrarte algunos casos que sí lo hagan.

Pero sí que cobran un porcentaje a los proyectos que consiguen recaudar fondos. Este porcentaje puede variar entre el 3 y el 12%.

Para los proyectos en modalidad todo o nada la comisión es más baja (en torno a un 5%) y solo se paga si llegas al importe mínimo necesario.

Comisión de los medios de pago:

Las formas de pago más habituales son las transferencias bancarias, tarjetas de crédito y PayPal.

Las comisiones de cada una pueden variar de país en país. Por lo general ven del 3 al 5%.

Impuestos:

Finalmente, no te olvides de que lo más probable es que parte de lo que recaudes se lo tengas que dar al fisco en concepto de impuestos.

Esto dependerá de variables como el país, el importe, la forma jurídica y otros factores. Lo mejor es que busques asesoramiento profesional para saber cuánto vas a tener que pagar de impuestos.

En cualquier caso, no te olvides de contemplar este gasto.

Para resumir las similitudes y diferencias entre las principales plataformas de crowdfunding te he preparado esta tabla comparativa con las características más importantes:
plataformas-crowdfunding-comparativa

Las cifras del crowdfunding

El crowdfunding se ha convertido una forma de financiación ya consolidada que mantiene una tendencia de crecimiento marcada.

En los últimos 3 años ha crecido por arriba del 115% de media.

Hay más de 1.000 plataformas en al menos 160 países.

Solo Reino Unido mueve más de 2.000 millones de euros en financiamiento alternativo.

En España el crowdfunding ha movido un poco más de 60 millones, según números del 2014 del informe de ColaBoraBora

Y dentro de España más del 50% de la inversión en crowdfunding están en Cataluña, que es donde hay más plataformas y más proyectos.

El aporte medio de los apoyos que reporta Kickstarter es de 25 dólares. Bastante menor que el caso de Goteo, con una donación media de 46 euros, después de haber llegado al máximo histórico de 48,5 hace pocos años. La contribución media en España según el informe de ColaBoraBora que verás un poco más abajo es 35 euros.

La edad promedio donante es de 42 años (informe de Nathaniel Hansen).

Verkami ha recaudado más de 18 millones de euros de parte de 482 mil micromecenas para financiar más de 3500 proyectos. Y tiene una tasa de éxito del 70%.

Entre sus greatest hits está Brigada que batió el récord de financiación para un comic en Europa con 50.000 euros en 2012; en el 2013 la película Stockholm, financiada en esta plataforma, ganó un Goya; y en el 2015 consiguió financiar otro proyecto ambicioso: la iglesia skate de Okuta, un artista urbano.

Te recomiendo que le eches una ojeada al informe de Verkami del 2015 con muchos más datos interesantes

Goteo consiguió financiar exitosamente el 76% de sus proyectos en el 2016, su mejor registro, y en los últimos años ha publicado una media de 160 proyectos anuales. Lleva recaudados más de 4 millones de euros.

Lánzanos lleva recaudados más de 7 millones de euros para más de 650 proyectos.

Kickstarter por su parte tiene un índice de éxito muy inferior, de casi 36%, aunque el resto de sus cifras son impresionantes. Llevan recaudados 2.800 millones de euros para casi 120 mil proyectos. Y de los más de 12 millones de patrocinadores hay casi 4 millones que han patrocinado más de 1 proyecto.

Mírate las estadísticas de Kickstarter, podrás ver muchas más cifras y el desglose por categorías.

IndieGoGo dice haber recaudado más de 1 billón de dólares de los cuales más de 35 millones han ido a proyectos con recompensas. Los sistemas de préstamo e inversión van muy por detrás con cerca de 11 y 14 millones respectivamente. Las donaciones, en el extremo más bajo, no llegan al millón.

En cuanto a los sectores que más recaudan, si bien este dato varía según el año, la plataforma y el país, la música, los audiovisuales y los libros ocupan las primeras posiciones. Sin contar con la categoría Juegos, que recibe muchísima financiación.

En el excelente informe de ColaBoraBora del que te hablaba antes hay mucha más información en detalle sobre crowdfunding para proyectos culturales en España. Te lo dejo aquí abajo:

Cómo hacer una campaña de crowdfunding eficaz

Si en algo están de acuerdo casi todos los creadores que han hecho campañas de crowdfunding es en que son agotadoras y que la preparación es fundamental.

A grandes rasgos, las campañas tienen 3 partes bien diferenciadas:

Primero la preparación.

Es normal que lleve 2 meses o más. En esta etapa debes dejar todo listo y eso es mucho trabajo. Desde pensar en qué plataforma quieres publicar tu proyecto y qué recompensas ofrecerás hasta diseñar tu estrategia y producir el vídeo de presentación.

Luego viene la campaña en sí misma.

Difundir el material que has preparado por las listas de contactos que has elaborado, ir midiendo resultados para tomar las mejores decisiones y, sobre todo, comunicarte activamente con tu comunidad.

Y de repente llega el cierre.

En cuanto da el último segundo se acaba la campaña y, por lo general, el resultado es sí o no. Sea como sea, toca agradecer. Y si salió bien, ponerse manos a la obra con la realización del proyecto y el envío de las recompensas. Se suele calcular otro mes completo.Gran parte del éxito de una campaña de #crowdfunding depende de la planificación previa. Compártelo

Desgranemos cada una de estas fases.

Antes de empezar la campaña

Investiga

Empieza por mirar un poco lo que hacen los demás.

Fíjate qué tienen en común los proyectos que han superado sus metas  e intenta descubrir qué pudo haber fallado en los que no lo consiguieron.

Mira cómo son sus presentaciones, presupuestos, explicaciones.

Rastrea qué repercusión han tenido proyectos similares al tuyo, cómo se han comunicado, qué medios se han hecho eco, cómo consiguieron impulso.

Lee blogs, guías, recomendaciones que te ayuden a hacer la mejor campaña posible.

Experimenta

Ayuda a financiar al menos un proyecto que te resulte interesante.

Es importante que te pongas del otro lado. Especialmente porque el crowdfunding se sustenta en la conexión entre el que colabora, el creador y el proyecto.

Aprende cómo interactuar, toma ideas, descarta otras.

Rodéate de un equipo o socios

Hacer un proyecto en solitario es posible, y hay cientos de ejemplos.

Pero el poder multiplicador de los equipos se nota con particular relevancia en una campaña de crowdfunding.

Lo ideal es que el proyecto lo lleve adelante un grupo de personas por 2 motivos principalmente. Por un lado para repartirse las tareas, porque es muchísimo trabajo. Y por otro porque el resultado tiene mucho que ver con la amplitud de la red de contactos.

Si no tienes compañeros de equipo te recomiendo que busques la forma de incluir posibles socios en tu proyecto que te ayuden con la difusión.

¿Quién eres y qué quieres?

Explica de qué se trata tu proyecto, quién eres y qué necesitas.

Por un lado elije un buen nombre. Es importante que sea claro y te conviene usar las mismas palabras que los potenciales mecenas usan cuando buscan proyectos (por ejemplo, “teatro contemporáneo”).

Piensa en un buen slogan. Es una frase corta que transmite muy claramente lo que quieres que haga (por ej, “Ayúdanos a crear el videojuego de…”).

Por otro, cuenta una buena historia. Habla de ti, de tu equipo, de cómo surgió la inspiración y qué quieres conseguir. Intenta transmitir la pasión o emoción que te genera este proyecto. Recuerda que en crowdfunding la conexión entre las personas es fundamental. Necesitas generar confianza y despertar entusiasmo.

Acompaña estas explicaciones de material extra como bocetos, tomas, extractos y cualquier otra muestra de que te tomas el proyecto en serio y eres capaz de llevarlo adelante. Y pon fotos, algunas con más definición, otra que será la miniatura, etc. Recuerda que las imágenes valen muchísimo.

Finalmente, trabaja en la versión “pitch” de tu historia. Es otro de los anglicismos frecuentes: tu discurso de presentación/venta en versión ultracomprimida de 30 segundos. Esto suele costar lo suyo. Dale vueltas, prueba de decirlo de diferentes maneras, pide opinión y encuentra el pitch más efectivo.

Plataforma, plazos, todo o nada

¿Qué plataforma de crowdfunding te conviene?

Primero evalúa si te conviene optar por el sistema de todo o nada o no. Esto te recortará de alguna forma la lista de plataformas posibles.

Luego compara las plataformas: piensa en su tamaño, antigüedad, tasa de éxito, especialización en tu tema, su público, reputación, etc.

También ten en cuenta cuánto apoyo y asesoramiento te dan en el proceso y qué herramientas de seguimiento, informes y analítica de la campaña te ofrece.

Y por supuesto, el dinero: qué comisión cobra, qué métodos de pago usa, cuánto demora en pagar, etc.

Finalmente, elije la duración de campaña que prefieras. Las campañas largas no dan los mejores resultados ya que te desgastan mucho, desincentivan los aportes y esperas más tiempo antes de recibir los fondos.

Calcula el importe mínimo

A la hora de calcular el importe mínimo necesitas tener varias cosas en cuenta:

  • lo que te cuesta desarrollar algo de todo lo que quieres hacer
  • cuánto tendrás que pagar de comisiones e impuestos
  • cuánto invertirás en producir y enviar las recompensas
  • cualquier otro gasto derivado, como eventos por ejemplo

Suma todo, desde lo que cobra el programador a los sobres de correos. Todo.

Y luego calcula un buen margen de error para cubrir imprevistos. Will Chase, por ejemplo, recomienda multiplicar el presupuesto por 1,5. Ojo, una vez que publiques tu campaña no podrás cambiarlo.

Pero no te pases. Ten en cuenta que la financiación que recibes suele ser proporcional a la estructura de tu comunidad.

Para tener una idea aproximada de a cuánto podrías llegar considera que la media por aportante es de 35 euros y que el entorno (familia, amigos y colegas) suele aportar el 30% y saca tus propios cálculos.

También te servirá de orientación ver cuánto piden y cuánto recaudan proyectos similares al tuyo.

Es un punto a favor que tengas el presupuesto bien desglosado. Para ti como herramienta de trabajo pero también porque genera mayor confianza a los mecenas.

Añadir nuevas metas

Es muy probable que tu proyecto tenga una versión mínima fundamental, que ya estaría bien poder hacer. Y que sobre esa base sepas cómo te gustaría poder mejorar, complementar o crecer.

En ese caso lo mejor es poner una meta muy alcanzable que te garantice que al menos te llevas los fondos para arrancar. Y sobre eso vas añadiendo metas nuevas más ambiciosas.

Trabaja tus listas de contactos

Esta tarea es importantísima.

Conseguir una buena cantidad de apoyos en la primera semana es clave para estimular las inversiones y alcanzar o superar el mínimo. Y estos primeros apoyos suelen venir de tus listas de contactos.El resultado de un crowdfunding suele ser proporcional al tamaño y fortaleza de la red de contactos. Compártelo

Tu comunidad

Listas

Lo primero será crear listas de contactos exhaustivas y diferenciadas.

La primera es la de tu círculo cercano, con tu familia, amigos y colegas. Son los que seguro, hagas lo que hagas, te van a apoyar.

Haz otra lista con el resto de la gente que te quiere y apoya, incluyendo desde tu maestra de 6to a tu vecino, como bien propone Nathaniel Hansen.

Además busca entre tus contactos quiénes te pueden ayudar a potenciar el alcance y éxito de tu campaña. Tienen que ser personas de confianza con intereses compartidos pero que se muevan en otros circuitos sociales.

Por un lado te van a ayudar con entusiasmo. Pero sobre todo te van a permitir llegar a círculos sociales de potenciales interesados en tu proyecto a los cuales tú no tienes acceso aún. Obviedad: mientras más influencia o reputación tenga esta persona, mejor.

Deberías tener otra lista más con tus seguidores, que serán por ejemplo los que sigan tu página de Facebook o se hayan suscrito a tu blog. Es gente que no necesariamente te conoce personalmente, pero que le atrae genuinamente lo que haces.

Si tienes un blog o web y no tienes opción de suscripción es para matarte pon algún botón ahora mismo. Los que se suscriben son precisamente aquéllos que se interesan por tu proyecto y seguramente estén dispuestos a financiarlo o ayudar a difundir tu campaña.

E-mail

A todas estas personas les enviarás un e-mail personalizado con tiempo y explicando claramente qué necesitas de ellos.

A pesar de que está subestimado, el e-mail es el método más eficaz cuando se trata de conseguir apoyos.

No solo eso sino que es gratis, fácil y práctico. Puedes hacer plantillas según los tipos de públicos (tus íntimos que están a tu lado desde que pensaste en el proyecto, los apenas conocidos a los que tienes que recordarles quién eres, tus fans y seguidores, etc.) y luego las personalizas. Así optimizas tu esfuerzo a la vez que le dedicas un momento a cada uno para agradecerle su tiempo y apoyo.

Si además usas algún gestor de correos como Mailchimp puedes hacer un seguimiento de cuántos han abierto tu mail o hecho clic en el enlace a la campaña.

Offline

Piensa también en modo offline, en aquellos lugares que van a apoyar tu campaña, sea el bar de la esquina, el centro cívico o la universidad, por mencionar algunos.

Toda esta gente es tu comunidad, gente que te conoce en mayor o menor grado y entre los cuáles va a haber un buen porcentaje de personas que hagan aportes. Evidentemente, a mayor comunidad mayor posibilidad de financiación.

Pero la comunidad no es algo que se construye de un día para el otro, que nadie se equivoque. Son relaciones que se fomentan, alimentan, y cuidan con esfuerzo y a lo largo del tiempo.

Medios e influenciadores

Ahora sal de tus contactos y piensa en quiénes más te pueden ayudar a difundir tu campaña.

¿Qué medios de comunicación, blogs, webs o personajes conocidos hablan de los temas que tratas en tu proyecto? ¿Quiénes han sido los principales promotores de proyectos similares al tuyo que hayan concluido su campaña con éxito? Haz un listado de medios.

Y no los juzgues por el tamaño. Si encuentras medios pequeñitos y bien especializados en tu nicho, tanto mejor; seguramente tengan una audiencia que se entusiasme con tu proyecto. Lo mismo con personalidades conocidas e influenciadoras de las redes sociales que pueden estar interesadas o al menos ser compatibles con tu proyecto.

También para prepara mails cada uno de ellos donde les expliques tu situación y les pidas colaboración.

¿Y qué instituciones o redes tratan, estudian, promueven, practican o buscan lo que tu haces? ¿Cuáles son los grupos, espacios, foros donde se discute sobre esos temas? Explícales por qué les interesa que tu campaña tenga éxito.

Amigos, fans o medios, todos los que van a colaborar con tu campaña necesitan tener con bastante anticipación y claridad una explicación tuya con lo que necesitas, cuándo lo necesitas, por qué y sobre todo de qué forma esperas que te ayuden. ¿Que se lo digan a sus amigos, que hagan correr la voz en las redes? ¿Que escriban sobre tu proyecto, que se pongan una camiseta, que den un empujoncito al final? Pídelo claramente.

Crea buenas recompensas

Las recompensas son otro de los puntos clave de una campaña de crowdfunding. No escatimes esfuerzos en crear regalos que sean atractivos a la vez que viables.

Niveles de mecenazgo

Lo primero es definir los niveles de mecenazgo. ¿Cuántos vas a poner? ¿Qué rangos de aportaciones habrá?

Ten en cuenta que:

  • se suele poner un nivel de 1 a 5 euros para que todo el que quiera pueda hacer un aporte
  • las contribuciones más populares están entre los 25 y 40 euros
  • las que más volumen de recaudación generan son las de 100 euros aproximadamente.

Puedes poner todos los niveles que quieras, pero no pongas demasiados. Está demostrado que a las personas nos gusta poder elegir, pero tener demasiadas opciones nos agobia y se dispara la probabilidad de que no elijamos nada al final.

Considera también la opción de añadir nuevas recompensas en el transcurso de la campaña. Es una alternativa para poder ofrecer muchas opciones pero no simultáneamente.

Recompensas que entusiasmen

Es fundamental que las recompensas sean atractivas.

Si bien mucha gente te va a apoyar a ti por una cuestión afectiva, lo que a muchos desconocidos les va a entusiasmar es tu proyecto. Por lo tanto, busca recompensas que estén relacionadas con el objetivo de tu campaña y que seduzcan a todos. Y por supuesto, que sean diferentes y acordes a cada nivel de mecenazgo.

Pueden ser cositas muy pequeñas y simbólicas, como lo que sea autografiado o un pin, una selección de las mejores fotos, una canción en su honor, hasta algo todo lo complejo que quieras. Tu propio tiempo suele ser una de las recompensas más solicitadas, sea en forma de clase u otra actividad. Lo importante es que se note que te lo has currado, que le has puesto amor, creatividad, dedicación. Algo “especial”.

En algunos casos el acceso a lo que quieres crear (juego, libro, festival, etc.) puede ser la recompensa ideal. En estos casos la recompensa más que simbólica es una preventa (o descuento). Puedes jugar con los formatos para tener un abanico de recompensas amplio (en formato digital o físico, autografiado o no, edición limitada, libro tapa dura o blanda, entrada al sector vip, etc.).

Y no olvides que el crowdfunding tiene un elemento lúdico importante. Una forma de potenciarlo es con combinaciones de recompensas. Por ejemplo, al comienzo puedes ofrecer un libro, y luego el audiolibro, la funda para el libro, u otros complementos. También podrías aumentar la sofisticación de un juego en el que quieren participar los colaboradores si llegas a tal importe.

Las recompensas relacionadas y escalonadas te ayudan a generar movimiento, con lo que llegas a más personas cada vez que publicas nuevas recompensa. Y, tal vez, hasta consigas que los más entusiastas repitan colaboración.

Otra opción que suele funcionar bastante bien es ofrecer experiencias únicas. Por ejemplo, incluir al mecenas en tu película o libro (y matarlo, como propone Alex Shvartsman).

Te sugiero que también pienses en recompensas que puedan ser interesantes para empresas patrocinadoras, no únicamente para personas. Desde poner su nombre en los créditos hasta donde te lleve la imaginación.

Recompensas claras y bien escritas

Tiene que quedar súper claro qué va a recibir la gente que te apoye y cuándo.

Mira que no haya errores ni tipográficos ni de concepto.

Piensa que la confianza y el sentirse parte son 2 factores clave en el éxito del crowdfunding. Si la gente que te ha apoyado se siente engañada, no volverán a apoyarte.

Y eso no es todo. Las plataformas de crowdfunding no permiten editar las recompensas una vez que se han publicado o que alguien ha hecho el aporte. Lo que has puesto es lo que queda.

Recompensas prohibidas

Mira bien las reglas de cada plataforma y país para saber cuáles son.

Por lo general tienen que ver con temas financieros, de armas, alcohol o drogas pero también de reventa de productos de terceros, etc.

No mueras de éxito

Una campaña de crowdfunding puede conseguir muchísimo más del mínimo solicitado. Hay quienes han conseguido cuadruplicar y más ese importe y ojalá tú seas uno de esos casos excepcionales.

Pero no te olvides que cada aporte va vinculado a una recompensa que tienes que hacer (y seguramente enviar). ¿Eres capaz de crear una cantidad infinita de recompensas? ¿Dónde está tu límite?

En función de eso deberás decidir cuántas recompensas vas a ofrecer de cada categoría. Es posible que para las recompensas que te llevan más tiempo pongas un límite más bien bajo o que escalones otras y les pongas cuotas máximas según fechas de entrega.

Tampoco elijas recompensas cuya producción o envío te resulte caro, problemático, etc.Ofrece recompensas que entusiasmen pero no prometas más de lo que puedes cumplir. #crowdfunding Compártelo

Diseña tu estrategia de comunicación

Una campaña de crowdfunding puede ser realmente agotadora. Una vez que empieza es una carrera contra el tiempo para conseguir la inversión necesaria para realizar tu sueño, o al menos su versión mínima. Y si no has preparado con tiempo la estrategia y los contenidos es muy posible que la situación te supere y no consigas aprovechar la recaudación al máximo.

Ir al grano

Lo primero que necesitas es que te presten atención y te entiendan: se claro y conciso.

¿Qué quieres hacer? ¿Quién eres? ¿Para qué vas a usar el dinero que solicitas?

No te vayas por las ramas, especialmente en el vídeo. Prepara un mensaje corto y específico.

Crear confianza

Nunca pierdas de vista que la confianza es uno de los fundamentos del crowdfunding.

Si pretendes conseguir que cientos o miles de desconocidos apuesten por financiar tu proyecto tienes que conseguir que confíen en ti.

Teniendo en cuenta que la mayoría de plataformas no te obliga legalmente a nada, son tu palabra, tus antecedentes y tu proyecto los que tienen que convencer a los posibles patrocinadores.

¿Cómo inspirar confianza?

  • Elegir la modalidad todo o nada, por ejemplo, es una forma de generar confianza. Das la sensación de estar comprometido con una meta.
  • Hacer un desglose detallado y claro del presupuesto que necesitas es señal de transparencia y de haber hecho un trabajo previo que denota esfuerzo y responsabilidad.
  • Mantener una comunicación fluida con los financiadores y potenciales mecenas es indispensable.
  • Demostrar más que contar: enseña muestras de trabajos anteriores, bocetos, esquemas o cualquier otro indicador de que eres capaz de llevar adelante el trabajo que te has propuesto.
  • Establecer un cronograma de desarrollo del producto y de las recompensas y cumplirlo también es muy positivo.

Estas son solo unas ideas básicas sobre las que trabajar.

Ilusionar a la gente

La ilusión es tanto o tal vez más importante que la confianza para que una campaña tenga éxito.

Al fin y al cabo la gente no busca proyectos de crowdfunding como quien analiza qué acciones comprar en bolsa. Lo hacen porque quieren ser parte de un proyecto, desean ver una idea hecha realidad.

Por eso el documentalista JL Aronson recomienda no solo tratar de convencer con un trailer (o equivalente en otros sectores) sino intentar demostrar por qué es importante que se haga esta obra y además cómo le vas a dar vida una vez esté realizada, qué continuidad va a tener el proyecto. Por ejemplo, qué planes tienes de moverlo, promoverlo y distribuirlo, proyectarlo, presentarlo en festivales, ferias y eventos, postularlo a premios, etc., etc.

Enséñale a la gente por qué tu proyecto es positivo para ellos, para la comunidad, para el mundo.

Fomentar los aportes

La mayoría de las campañas de crowdfunding tienen el grueso de los aportes la primera semana, coincidiendo con el lanzamiento. El segundo mejor momento es al final, cuando el factor urgencia entra en juego. Y al medio es muy común que haya un período de estancamiento.

Piensa entonces qué puedes hacer para potenciar cada una de las 3 etapas. Necesitas que tu estrategia incluya acciones para potenciar y prolongar el boom inicial todo lo posible, explotar al máximo la urgencia final y reactivar la campaña en sus momentos más bajos.

Entre otras cosas puedes organizar eventos, subastas, nuevas recompensas, hacer acciones en las redes sociales, etc.

Pero sobre todo intenta involucrar a gente, que sepan que los necesitas doblemente: como mecenas y como cómplices para conseguir aún más mecenas. Mientras más entusiastas hagan correr la voz, mejor.

Producir los textos y materiales colaterales

Cuando tengas la campaña diseñada ponte manos a la obra con los materiales que vas a necesitar en las semanas siguientes.

Todo lo que vayas a usar debería estar listo antes: imágenes, textos, elementos audiovisuales, todo.

Los principales materiales de comunicación que necesitarás son:

Vídeo de presentación

El porcentaje de éxito de las campañas con vídeo es notablemente superior al de las que no lo tienen.

¿Qué dices en el vídeo? Preséntate, cuenta quién eres, qué quieres hacer, para qué necesitas la ayuda, cómo surgió la idea, cómo piensas conseguir lo que te propones. Sé auténtico y enseña muestras de tu trabajo, presenta a tu equipo, cuenta qué continuidad o beneficio va a tener tu proyecto una vez lo hayas realizado.

Es tu mejor oportunidad para despertar empatía y confianza en la gente, que conozcan a quién están ayudando y que los contagies con tu pasión.

No hace falta que sea nada del otro mundo. Para empezar alcanza con un vídeo sencillo: tú frente a la cámara. El único requisito es que tenga calidad suficientemente decente (en especial el audio) como para que la gente lo vea entero. Y si puedes hacer un vídeo que a su vez la gente quiera compartir, tanto mejor.

Lo ideal es un vídeo de 3 minutos de duración (o entre 2 y 4 al menos) con una introducción de 30 segundos con tu pitch, tu descripción corta y al grano. Este formato tiene un beneficio extra si quieres hacer publicidad: el pitch queda en los primeros segundos que normalmente hay que visualizar en las publicidades antes de poder saltarse el resto.

En función de tu público, considera si te conviene añadirle subtítulos.

Y recuerda que mucha de la gente que puede colaborar en tu proyecto no tiene ni idea de lo que es un crowdfunding. Explícaselo claramente. Cuenta qué necesitas, para qué, y qué darás a cambio.

Imágenes y texto

Las imágenes también tienen mucho peso. Fotos tuyas, de tu equipo, de tu prototipo, tus bocetos, esquemas, planes. Todo ayuda a construir expectativas y confianza, a dar un poco de cuerpo a esa idea que quieres materializar.

Prepara bien el texto de la descripción de tu proyecto en la plataforma. Al igual que el vídeo tiene que ser claro, explicativo, al grano, generar confianza e ilusionar.

Una de las claves para conseguir que otros se embarquen en tu proyecto es contar una buena historia.

Antecedentes

¿Por qué la gente debería creer que vas a hacer eso que dices con el dinero que te den?

Piensa en qué materiales vas a usar para comunicar tu trayectoria y capacidad.

Por ejemplo, puedes incluir un plan de empresa, trabajos previos en la misma línea, permisos especiales que has solicitado, logros de tu trayectoria creativa, entre muchas otras cosas.

E-mails para cada audiencia

Te recomiendo que redactes con tiempo las plantillas de los diferentes e-mails que vas a enviar. Cuando llegue el momento ya los podrás personalizar.

A grandes rasgos el mensaje es parecido: saludas, cuentas qué quieres hacer y por qué, explicas qué necesitas, facilitas la forma de hacerlo con un enlace a la plataforma, agradeces y te despides.

En todos los casos el mensaje debe ser sincero. Sería deseable que también transmitas calidez y entusiasmo.

Pero lo deberás adaptar para los distintos grupos de público (gente íntima, conocidos, tus seguidores, los medios, mecenas desconocidos, etc.) y para los diferentes momentos (pedir financiación, presentar unan nueva meta o recompensa, agradecer el apoyo, actualizar el estado del proyecto, etc.).

Por ejemplo, prepara uno para enviarle a tus conocidos contándoles sobre tu campaña unos 10 días antes del lanzamiento. Redacta un segundo mail para enviar unos pocos días antes poniendo el acento en lo importante que es su ayuda y el día y hora del inicio de la campaña. Ten listo otro para mandar el mismo día avisando que ya mismo empieza y el link.

Y así.

Nota de prensa

Prepara también una nota de prensa para enviar a los medios.

Encuesta de satisfacción

La última pieza de material a preparar es la encuesta de satisfacción del final de campaña.

Tanto si triplicas tu mínimo como si no lo alcanzas, pídele a tus mecenas que compartan contigo sus sensaciones sobre tu campaña. Desde qué los llevó a participar, cuáles creen que fueron los puntos fuertes o débiles, qué se podría haber hecho mejor y cualquier otro tipo de feedback relevante.

Ten listas 2 versiones ya que algunas preguntas variarán en función del resultado que obtengas.

Perfiles en las redes sociales

¿Qué redes sociales son las más adecuadas para promover tu proyecto? Crea tus cuentas con perfiles completos.

¿Y qué tal un blog? Tal vez puedas preparar con tiempo una serie de artículos que hablen sobre tu proyecto, el tema que trata o alguna otra cuestión que te ayude a conectar con tu posible audiencia y animarlos a colaborar.

Una vez que tengas preparado el material planifica cómo y cuándo lo vas a compartir.

Te recomiendo que uses la plantilla descargable que preparé para el post sobre el calendario editorial.

Es bastante flexible y la puedes adaptar fácilmente a tu campaña de crowdfunding e incluir las actualizaciones para tus mecenas, las acciones para las diferentes etapas, los lanzamientos de las recompensas nuevas, el envío de los diferentes mails, etc.

Y lo puedes combinar con alguna herramienta como Hootsuite para dejar programadas las publicaciones en las redes sociales.

Preparar la estrategia de comunicación con anticipación te dará la posibilidad de lanzar el mensaje más eficaz posible con los mensajes, canales y formatos indicados en cada momento.

El mundo offline también existe

Entre las muchas formas que hay de llegar a tus posibles colaboradores, varias ocurren en la vida offline.

Ve a encuentros, haz networking, déjate ver, reúnete con grupos y todo aquello que puedas hacer para ponerte en contacto con personas de tu sector o interesadas en tu proyecto o el tema que trata.

Durante la campaña

La etapa de la campaña implica mucho trabajo, mucho desgaste. Se trata de tirar de todos y cada uno de tus recursos y contactos con el frenetismo del todo o nada y la fecha límite que se acerca.

Tal vez no son ni tantas ni tan grandes las tareas, pero debes estar constantemente conversando, analizando y redirigiendo. Por eso es tan importante el trabajo previo de preparación.

Escalona el lanzamiento

En el crowdfunding rige el efecto contagio.

Si nadie ha aportado a un proyecto se genera la sensación de desconfianza o de que es malo. Mientras que si ha reunido mucho las personas tendemos a creer que es porque es bueno. Aunque sea una falacia, así es como funciona la mente humana por lo general.

Por el mismo motivo una campaña que consigue el 30% de su meta a los pocos días seguramente la supere la final de la campaña. Mientras que un proyecto que a casi media campaña no llega ni a 20% lo tiene bastante jodido.

Por eso empieza por tu círculo cercano, los que van a contribuir a tu campaña casi seguro porque te tienen afecto y quieren que te vaya bien.

Avísales con tiempo, envíales un recordatorio cuando falte poco e insiste cuando lances la campaña. Recuérdales lo importante que es su apoyo y ofréceles recompensas especiales y limitadas para mecenas tempraneros. No olvides ponérselo muy fácil a la gente para que no tengan que hacer más que un par de clics.

Ellos no necesitan ver inversión como prueba de calidad para convencerse e invertir en tu proyecto, lo harán de todos modos. Y te darán esos primeros aportes tan necesarios para poder generar una inercia o tendencia creciente que vaya animando a que otros también se suban a tu propuesta.

Una vez que tengas esta base de apoyos amplía la convocatoria al resto de tus listas de correos.Mientras más apoyos tengas al inicio más gente se sumará al ver que hay otros aportes. #crowdfunding Compártelo

Dialoga constantemente

A lo largo de la campaña prepárate para tener una conversación continua con tus mecenas.

Además de pedir colaboración y agradecer hay mucho más que decir para conseguir participación, confianza e ilusión.

Prepárate para responder a muchas preguntas, algunas sobre ti, otras sobre tu proyecto o las recompensas. Si por el tipo de recompensa tu campaña ha sido de pre-venta, más aún. Si la cantidad de preguntas es importante te puede interesar crear cuentas de correo o formas de contacto diferenciadas, una para consultas de la campaña, otra más de atención al cliente.

Contesta lo antes posible y de forma clara. Si ves que hay preguntas que se repiten piensa en hacer una sección de preguntas frecuentes en su página.

Seguramente también habrá mucho de conversación, de sugerencias que te hagan, historias que te cuenten. Aprovecha la oportunidad de dialogar con tu comunidad y estrechar vínculos. Fomenta la participación, que te den su feedback y se involucren de manera activa.

Y luego está todo lo que tú tienes para ir contando.

Por ejemplo, cuando llegues a 500 donantes, al 70% de la meta, a la mitad del plazo, etc. Compartir este tipo de información ayuda a que los mecenas puedan sentirse parte, se ilusionen y te ayuden a su vez a conseguir más donantes, a llegar a la meta nueva, etc.

Además irás poniendo en marcha las acciones que habrás diseñado antes de la campaña, desde publicar vídeos  y dibujos, contar la historia de cada miembro del equipo, lanzar recompensas especiales, hacer cuenta regresiva, proponer un concurso, invitar a un evento, etc.

Y por supuesto, agradece y hazte eco de las menciones, recomendaciones, entrevistas, eventos y demás actos de apoyo que recibas.

Hay mucho que decir a lo largo de la campaña y es importante que mantengas el canal de comunicación siempre fluido.

Evita desaparecer del radar y no dar señales de vida por un tiempo, no da mucha credibilidad.

Suma apoyos offline

Tal vez haya personas dispuestas a darte su apoyo pero que no quieren hacer transacciones online con su tarjeta. Prepara algún sistema de bonos físicos que puedas darle a estas personas y haz tú el ingreso de esas colaboraciones a la campaña. Recuerda que cada aporte cuenta cuando vas a todo o nada.

También lleva contigo tarjetas o equivalentes con la url de tu campaña para poder repartirlas en cualquier encuentro.

Otra de las estrategias analógicas que más éxito tiene es realizar un evento. Organízalo hacia el inicio de la campaña, dale difusión previa y muestra trabajos similares que hayas hecho, proyecta un adelanto, toca en vivo un par de pistas o lo que creas conveniente según tu proyecto. Te dará visibilidad y podrás animar a los asistentes a contribuir.

Aprovecha un intervalo, el final de una presentación o un momento cara a cara para decirle a los asistentes que necesitas su ayuda. Como siempre, el mensaje debe ser claro y conciso. Y como siempre, pónselo fácil. Por ejemplo, podrías tener preparado un portátil, tablet o cualquier otro soporte cómodo para que todos los asistentes puedan hacer su contribución en el momento o pedir que lo hagan en ese mismo momento desde sus teléfonos.

Analiza cómo va la campaña

¿Estás recibiendo los apoyos que esperabas? ¿Los mecenas donan más o menos de la media habitual? ¿Hay alguna recompensa que sea un éxito? ¿Has llegado al porcentaje de recaudación con el que contabas para este momento? ¿Se ha estancado la campaña o está cogiendo impulso? ¿Llegas al mínimo necesario, pones nuevas metas?

Sírvete de las herramientas de seguimiento que te ofrecen las plataformas de crowdfunding, de notas, hojas de cálculo o la herramienta que sea para saber si vas en el rumbo correcto, si debes aprovechar un momento de inercia, cambiar rápidamente de dirección o tomar alguna otra decisión decisiva para el resultado de tu campaña.

También te recomiendo que le des una ojeada a mi lista de herramientas de productividad donde vas a encontrar recursos muy útiles para varias tareas.

Después de la campaña

Da las gracias

Independientemente del resultado de la campaña, da las gracias a todos.

Dile a cada una de las personas que colaboró en la financiación de tu proyecto que valoras su ayuda y entusiasmo y pídeles que respondan la encuesta.

Si no funcionó…

Si al finalizar la campaña no llegaste al mínimo los aportes vuelven a los mecenas.

Analiza los resultados y presta atención al feedback.

Tanto si decides intentarlo nuevamente como si no, habrás aprendido de una valiosa experiencia.

Y además, si hay una segunda vez, ya tienes los contactos de aquellos que creyeron en ti la primera vez.

Si sí funciono…

Entrega las recompensas

Primero celebra, por supuesto. Festeja con todos aquellos que han puesto su aporte para que tu proyecto sea realidad.

Y de inmediato ponte a trabajar que no solo tienes un proyecto que hacer. ¡También tienes montones de recompensas que entregar!

Si por el motivo que sea ves que no vas a poder cumplir con la fecha de entrega de las recompensas, avisa.

Actualiza a tus mecenas

El diálogo con tus mecenas no se acaba cuando acaba la campaña.

Por el contrario (y sobre todo si el resultado ha sido positivo) suele ser el comienzo de una bonita relación.

Lo más seguro es que la mayoría se interese por cómo va el proyecto, los avances y retos, y quieran sentirse parte a lo largo de todo el proceso.

Pero no en el sentido de que les pases un informe de inversor, sino de que los incluyas en la experiencia, les cuentes qué estás haciendo. Es el entusiasmo, no el interés, lo que alimenta el vínculo.

Documenta el proceso, haz fotos, prepara vídeos, registra los pasos, comparte las anécdotas. Muestra los avances y los logros así como los imprevistos y las caídas. Cuéntales cuando vayas a enviar la primer recompensa y cuando llegue el gran día de finalización del proyecto.

Y sigue hablando con ellos después: ¿qué continuidad va a tener ese proyecto? o ¿qué nuevas iniciativas vendrán a continuación?

Tal vez podrías crear un boletín para compartir las actualizaciones regularmente con tu comunidad.Dialoga con tus mecenas y cuídalos. Son ellos quienes han hecho tu sueño realidad. #crowdfunding Compártelo

El valor añadido del crowdfunding

Más allá del financiamiento hay otros valiosos recursos que se pueden conseguir gracias al crowdfunding.

Para empezar, es normal que de la comunidad que vas construyendo surjan todo tipo de apoyos, algunos tangibles como infraestructuras, logística, diseño, etc.

Y a raíz de los contactos es probable que conozcas personas con inquietudes similares o compatibles con quienes hacer colaboraciones.

Además, ya con poner en marcha la campaña empiezas a ganar visibilidad.

Una campaña de crowdfunding también es una buena estrategia para contrastar un proyecto con la comunidad, ajustar esa idea a partir de las reacciones, producir un prototipo y luego trabajar las mejoras a partir del feedback.

Sin contar que un éxito en crowdfunding es una excelente tarjeta de presentación, tanto para generar preventas como para ampliar tu público o buscar más financiación.

Más lecturas y consejos de Crowdfunding

He intentado reunirte en este artículo las cosas más importantes que necesitas saber para lanzarte al mundo del crowdfunding con un proyecto cultural.

Pero siempre hay más consejos y datos que te podrían ser de interés.

Si quieres ampliar puedes empezar por estas fuentes de ayuda de algunas de las propias plataformas:

IndieGoGo Help Center

Kickstarter FAQ para el creador

Ejemplos de proyectos culturales hechos con crowdfunding

Hay cientos y miles de proyectos culturales que han sido posibles gracias a campañas de financiación colectiva.

Y aunque los números cambian ligeramente según la plataforma, el año o el país, en cualquier caso son muy alentadores.

Mira este resumen de Verkami del 2015.

Veamos ahora unos cuantos ejemplos de crowdfunding para proyectos culturales:

Instituciones y emprendimientos culturales financiados con crowdfunding

Galerías

En el 2014 la galería de arte Jerwood de Hastings lanzó una campaña en la plataforma Art Happens para organizar una exposición de los hermanos Jake y Dino Chapman. Estos artistas, además de ser conocidos por sus happenings son los personajes más relevantes de la localidad. El objetivo era “traerlos a casa” y que montaran una exposición inédita además de crear piezas de arte a partir de objetos de procedencia local.

Solicitaron 25 mil libras, y al cabo de la campaña habían recaudado el 119%, casi 30 mil, con aportes que iban desde 5 hasta 450 libras. Los más populares fueron los de 25 libras, cuya recompensa era un tatuaje de Jake y Dino, y los de 450 libras, con una edición limitada de obras de arte.

Editoriales y librerías

La librería Documenta de Barcelona es otro caso de crowdfunding + libros. Por una cuestión de alquileres tuvo que que mudarse a otro local y parte del dinero para ese traslado se recaudó en Verkami. Rápidamente obtuvieron los 6 mil euros de la meta inicial y al finalizar la campaña habían conseguido superar la segunda meta de 15 mil.

Crearon 8 niveles de mecenas. La recompensa para el aporte más bajo, de 10 euros, era una mención como socio protector. En el otro extremo, por 500 euros, había cena privada de alto nivel en la librería, invitación a una fiesta privada, menciones, descuentos, merchandising y más.

La Liga de las Mujeres Extraordinarias es un libro infantil con cuentos ilustrados sobre 30 mujeres, desde Marie Curie a Frida Khalo que se pudo imprimir gracias a los más de 14 mil euros que aportaron los casi 500 mecenas.

Archivos

En Tarragona el Archivo Histórico Archidiocesano pidió ayuda para digitalizar los libros de matrimonios, bautizos y óbitos. Se trata de documentos que antes apenas se consultaban pero ahora están muy requeridos en investigaciones de genealogía. Y se estaban deteriorando bastante.

El Archivo hizo un llamamiento a la comunidad y solicitó 12 mil euros para digitalizar las 60 y pico mil imágenes y los consiguieron gracias a 168 mecenas que aportaron entre 20 y 2000 euros.

Museos

A pesar de sus logros, Nikola Tesla no tenía ningún museo en EEUU. Esto cambió cuando la torre Wardenclyffe en Nueva York, que era el antiguo laboratorio de Tesla, se puso a la venta. Gracias a una iniciativa en IndieGoGo una ONG pudo recaudar casi de 1.4 millones de dólares, 161% más de la meta de 850 mil dólares y así fundar el Tesla Museum.

Tal vez te sorprenda saber que entidades de gran trayectoria y peso también se han sumado a la tendencia. El Museo del Louvre, por ejemplo, creó su propia web de crowdfunding, Tous Mecenes (Todos mecenas), en la que ha hecho ya varias campañas. La primera fue para conseguir 1 millón de euros destinado a la restauración de la Victoria de Samotracia.

Campañas de crowdfunding para creación artística

Escénicas

“Un largo, accidentado, insólito y maravilloso viaje” es una obra de teatro de Convención Teatro. Para poder hacer la puesta en escena iniciaron una campaña en Panal de Ideas con el objetivo de recaudar 8.000 pesos.

Las recompensas incluían menciones, postales, posters y entradas por aportes de 20 a 400 pesos.

Recompensa Crowdfunding Convencion Teatro Un largo, maravilloso viaje

Mira qué bonito lo que me gané :) También incluía la entrada para ver la obra y pusieron mi nombre en los créditos.

Al acabar la campaña el resultado fue mucho mejor de lo previsto: la recaudación llegó al 155%.

Audioviosual

Algunos proyectos audiovisuales han conseguido recaudar cifras notables en campañas de crowdfunding.

A nivel mundial tal vez el caso más notable sea el de Veronica Mars. A apenas 11 horas de haber comenzado la campaña para llevar la serie al cine ya se habían recaudado 2 millones de dólares. Y gracias al apoyo impresionante de 90 mil fans la financiación llegó cerca de los 6 millones. En su momento (2013) marcó el récord de recaudación en Kickstarter.

En España el documental catalán L’endemà ha sido una de las campañas con mayor recaudación: pedían 150 mil euros y consiguieron casi 350 mil.

Otro proyecto que merece una mención especial es Inocente, financiado por Kickstarter en 2013. Este documental sobre la perseverancia de una artista adolescente ganó el Oscar al mejor documental corto ese mismo año.

Artes visuales

Jorge González es un dibujante e ilustrador que ha conseguido financiar un libro con sus obras inéditas. Su proyecto de Sketches tuvo bastante buena acogida en Verkami y acabó recaudando más de 8 mil euros aunque la meta era solo 6 mil.

Más lejos llegó Vivo en 3 cm cuadrados en Lánzanos, que recaudó el 179% de lo solicitado para publicar su libro de ilustraciones.

En cuanto a proyectos a gran escala, Art Basel y Kickstarter han unido esfuerzos para promover el arte contemporáneo. Kickstarter acoge una página curada por Art Basel donde sus expertos seleccionan los mejores proyectos de organizaciones artísticas no gubernamentales. Desde el 2014 esta iniciativa conjunta ha conseguido dar notable visibilidad a estas organizaciones y los artistas asociados.

Con The Cornershop Lucy Sparrow propuso hacer réplicas de peluche de todos los productos que solía haber en los almacenes de barrio. El proyecto, que incluía llenar una tienda con estas réplicas, abrirla al público y vender los objetos, fue un éxito rotundo: si bien ella solo pedía 2 mil libras sus mecenas la financiaron con más de 10 mil. La recompensa estrella fue la lata de Heinz, con más de 120 pedidos.

Una de las estrategias de Stephanie Inagaki para financiar su línea de joyería fue describir de forma creativa, sencilla y clara los niveles de mecenazgo.

Por ejemplo, proponía que por el precio de un paquete de cigarrillos se llevarían determinada recompensa, que ella estaría contenta y que sus pulmones estarían contentos también. Con muy pocas palabras anima a colaborar porque el importe es accesible, porque ella se beneficia y porque el donante también sale ganando.

Música

Tyler Stenson, un cantautor folk, cuenta cómo consiguió recaudar en un solo día el 33% del total gracias a una buena comunicación. Cuando llevaba recaudados 1973 dólares lanzó un mensaje muy conciso: “Necesito 27 dólares más para llegar a los 2000. Cualquiera que me de 27 dólares o más en las próximas 24 horas se lleva una descarga gratuita de todos mis discos anteriores”. Dice que la clave estuvo en ser muy específico en cuánto, cuándo y a cambio de qué.

En un sector menos comercial, la soprano Caroline MacPhie financió parte de su disco debut por Kickstarter gracias a los aportes de más de 40 mecenas.

Y en la lista de artistas financiados con mecenazgo colectivo no puede faltar Amanda Palmer, artista que es famosa, entre otras cosas, por la relación que ha construido con sus fans y el éxito de sus campañas de crowdfunding.

Justamente cuando le preguntan por las claves del éxito de sus campañas Amanda pone todo el peso en la relación de confianza que ha ido construyendo con su comunidad de seguidores a lo largo de muchos años. Dice que desde sus días de estatua viviente la relación directa con el público ha sido esencial y está acostumbrada a mantener un diálogo fluido y real con sus seguidores. Cuando explicó que planteaba dejar su sello, por ejemplo, sus seguidores se comprometieron a comprarle a ella directamente, y solo entonces tomó la decisión.

Desde algo de comida para cargar energías tras un bolo a financiación para un disco, Amanda sabe que su público se lo da con gusto y no tiene problema en pedirlo. Así, por ejemplo, en los intervalos de sus conciertos pide a sus seguidores que se suscriban a su lista de correo. Y la gente lo hace.

Otra cosa que Amanda Palmer domina muy bien son los tiempos. Por ejemplo, lanza una campaña en Kickstarter para grabar un disco y, una vez que esta campaña llega al objetivo pone a la venta las entradas de la gira de presentación del disco. Consigue trasladar el efecto contagio del mecenazgo del disco a la venta de entradas.

Juegos

La categoría Juegos es una de las que más fondos recauda en crowdfunding. Pero no voy a entrar ahora en el debate de si los videojuegos son cultura o no.

Alcanza con decir que el juego de ordenador Double Fine, que necesitaba 400 mil dólares, recaudó 1 millón en menos de 24 horas y más de 3 millones al finalizar la campaña gracias a casi 90 mil mecenas.

Algunos casos con polémica en crowdfunding

Por supuesto que el crowdfunding no está exento de polémica.

Por ejemplo, sobre la propia Amanada Palmer se ha dicho mucho cuando se supo que parte del dinero recaudado en una de sus campañas lo había destinado a saldar deudas.

Tampoco queda claro si estas plataformas son para proyectos emergentes de creadores más bien anónimos o también para famosos. Por ejemplo, ¿está bien que Spike Lee busque financiación en Kickstarter? ¿Solo si es un proyecto no comercial? ¿Y Pono Music, el emprendimiento de música de alta resolución de Neil Young? ¿Estos proyectos compiten con los demás y les quitan posibilidades? ¿Acaso dan más visibilidad, promoción y prestigio al crowdfunding?

Luego hay casos como el de Oculus Rift, la tecnología de realidad virtual pionera que salió adelante gracias a financiación colectiva. Luego de haber recaudado 2.4 millones de dólares pero antes de haber lanzado el producto, el creador lo vendió a Facebook por 2 billones, con b. Mucha gente se enfadó bastante. ¿Es legítimo?

 

Bueno, espero que para ahora ya tengas una visión bastante completa de qué es, para qué sirve y cómo hacer una campaña de crowdfunding para sacar adelante un proyecto cultural.

Si conoces otras plataformas para proyectos culturales, avísame así me ayudas a tener este artículo completo y actualizado.

¿Compartirías tu experiencia?

Si has participado en alguna campaña de crowdfunding, sea como mecenas o como beneficiario, me encantaría que cuentes tu experiencia en un comentario aquí abajo.

Y como siempre, te animo a que compartas este artículo con todos aquellos artistas o emprendedores que estén buscando financiación para su proyecto cultural.

Crédito imagen cabecera:
Fondo vector designed by Crosspixel – Freepik.com

También te puede interesar
Herramientas de productividad y gestión del tiempo
33 herramientas de productividad y gestión del tiempo
Casos exito estrategias digitales artistas
Casos de éxito de estrategias digitales para artistas y organizaciones culturales

Me interesa tu opinión

Tu comentario*

Tu nombre*
Tu página web